martes, 13 de enero de 2009

El ESTADO DE FLUJO: YOGA DEL ÉXTASIS

Por Bernardo Kushala Camarena

Una experiencia en común


Hay algo que conecta interiormente a todas las personas de este planeta desde un meditador tailandés en un comunidad rural hasta el hombre de negocios de una gran metrópoli y esa experiencia es la libertad que tiene cada persona para elegir como quisiera experimentar y pasar sus días y su vida. Podemos elegir en cada momento como queremos vivir y experimentar nuestra vida.

A esa libertad de elección se le ha llamado recientemente como “El Estado de Flujo”, que es la capacidad que tiene cada persona no importa su estilo de vida, condición socio-económica, nacionalidad, religión o mentalidad en particular, de lograr que su experiencia cotidiana sea una de deleite, plenitud y satisfacción. También es posible lograr experimentar lo contrario; pero nadie en su sano juicio quisiera que su experiencia cotidiana sea lo opuesto a características agradables.

¿Quién quiere vivir su vida sintiendo a disgusto, con pesadumbre y deficiencias?

La búsqueda de la verdad última y de verdades relativas: "belleza y verdad"

El fin del Yoga es la búsqueda de la Verdad y de las verdades relativas de la vida, el vivir, la realidad y el morir. Pero no solo son estos temas (por si estos temas fueran pocos) de lo que el yoga habla sino que también busca hacernos lograr la experiencia de una gran vida y que podamos abrazarla en su totalidad desde los niveles físicos, mentales, emocionales, sociales y espirituales; esto sería el equivalente a expresar Belleza o la expresión de valores estéticos. Por otro lado el Yoga busca que conozcamos la Verdad Última que es un hecho experimental y observable en la esfera subjetiva e interna. El Yoga tiene mapas completos de la vida de un ser humano sea quién sea.

La Belleza y la Verdad en la vida se entremezclan logrando el más satisfactorio de todos los resultados posibles para quién desee llevar a cabo esta práctica ancestral en su totalidad.

Yoga del éxtasis

En un texto antiguo llamado “Yoga-Bhashya” (I.I) se define al yoga como: “El Yoga es Éxtasis”. Esta definición a mi modo de ver, resulta en el fin primario y último de todas posibles prácticas y definiciones de nuestros esfuerzos que podamos hacer para la experiencia del "Extasis" o "Estado de Flujo" llamado así contemporáneamente.

“Yoga es Éxtasis” dice el texto. Esta es una invitación muy atractiva: yoga es simplemente seguir el camino de tu propio éxtasis. A mí en lo personal me gusta siempre enseñar de esta manera e insisto (de alguna manera) a mis estudiantes que descubran esta línea de orientación en su práctica cuando hagan cualquier forma de yoga sea posturas, respiración, percepción, ejercicio de visión conciente de vida o meditación. Solo: "Sigue tu Éxtasis" les digo, no te lastimes, no hagas nada raro, ni extravagante, ni te hagas el interesante o místico, solo sigue tu éxtasis.

Esta es una frase que se hizo famosa por Joseph Campbell, quién fue un profesor estadounidense, orador, historiador de religiones, filósofo y que se destacó alcanzando fama por sus estudios en el campo de las religiones y de mitología comparada, que mostraban un enfoque multidisciplinario y una extraordinaria erudición, y que hizo que esta frase fuera como un motivo que dio nacimiento a las prácticas transformativas en el Occidente y me parece que tomo esta idea de estás fuentes antiguas del yoga o de las tradiciones Orientales que nos enseñan desde hace milenios a vivir la vida así:
“Sigue tu Éxtasis”.

El Yoga que es una disciplina de prácticas que tienen por objeto mostrarte, sostenerte y estabilizarte en un estado de éxtasis; el éxtasis es su fin, su camino y su principio ¿En este sentido quién no quisiera practicar algo así?

Se que la palabra éxtasis suena un mucho muy descabellada o simplemente lejana para muchos de nosotros y para mucho de nuestra experiencia cotidiana que esta cargada de tensiones, preocupaciones, cansancios etc.

Aún así por más difícil que nuestra vida llegue a estar en cualquier momento determinado nunca deberíamos descartar ni perder de vista el hecho que el éxtasis y el flujo son plenamente posibles de experimentar en nuestra vida diaria y que además son nuestro derecho de nacimiento. Como la declaración de muchas constituciones de estado que establecen que todas las personas tienen el derecho a lograr la felicidad en su vida y procurarse los medios para lograrlo siempre y cuando no se interponga con la libertad de los otros de hacer exactamente lo mismo.

Al fin de cuentas es simplemente una cuestión de elección y quiénes eligen experimentarlo lo logran tarde o temprano y cada vez con mayor facilidad.

Una invitación generosa y noble que está al alcance de todos. Porque la esencia del yoga no radica en alabar a ningún maestro, ni a ninguna escuela, ni siquiera esta alabando a una disciplina, sino que apela a la propia posibilidad y potencial personal de vivir en un estado de éxtasis. En otras palabras te hace un llamado a ti para que tú seas tu propio camino y descubras que dentro y fuera de ti mismo encuentres una joya suprema que puede hacer que tu vida tome caminos insospechados e intrigantes; evidentemente los detalles de esta posibilidad deben aprenderse y estudiarse si no se saben.

La necesidad de una práctica regular y no sólo una bonita filosofía

La filosofía del éxtasis no es una invitación irresponsable hedonista que simplemente propone seguir cualquier impulso primitivo de saciarse y hacer lo que uno quiera cuando quiera…no es así ni cercanamente. Esta es una invitación a ser inteligentes y pasarla bien en la vida y con todo lo que la vida tiene para ofrecer nos y todo lo que la vida es.

Si no puedes seguir el camino del éxtasis o no te interesa aprender entonces siempre puedes seguir el camino del bienestar, de sentirte bien, al hacer posturas, al meditar, al cuidar tu alimentación, al seleccionar minuciosa tus procesos mentales, al comer, al beber, al ir al venir.

Entonces si el éxtasis no es lo tuyo tal vez el bienestar si lo sea. Siempre puedes elegir el bienestar. Todos queremos sentirnos bien. No hay nadie que en su sano juicio quiera sentirse mal.

Los pasos a seguir

Para hacerlo puedes comenzar los pasos que en investigaciones recientes publicadas en un libro llamado “Fluir” de un psicólogo de la Universidad de Chicago publicó recientemente llamado Mihaly Csikszentmihaly.

En este libro se han establecido a detalle los factores que pueden orientarte a ese estado previo de éxtasis que propone el yoga o el estado del bienestar y que aquí se le ha llamado el “Estado de Flujo”. Esta es un filosofía que esta sustentada en estudios de lo que se ha llamado como la “fenomenología del disfrute” y tiene ocho componentes importantes. Se ha visto que cuando la gente reflexiona sobre como se siente cuando una experiencia ha sido muy positiva mencionan casi todos los rasgos siguientes:

1.- La experiencia ocurre cuando la tarea que se tiene es una en la que hay una posibilidad de lograrse.
2.- se debe ser capaz de concentrarse en lo que se hace
3 y 4.- la tarea facilita la concentración porque tiene metas muy claras y nos ofrece una retroalimentación inmediata.
5.- Se actúa sin esfuerzo, con una profunda involucración que aleja la atención de preocupaciones y frustaciones de la vida cotidiana
6.- Estas experiencias permiten ejercer un sentimiento de control sobre sus acciones.
7.- desaparece la preocupación por la personalidad, aunque el sentimiento de la personalidad surge mas fuerte después de la experiencia de flujo
8.- el sentido de duración del tiempo se altera, las horas pasan en minutos y los minutos pueden prolongarse hasta parecer horas, se entra en un estado de atemporalidad.


En la combinación de todos estos elementos se encuentra una recompensa profunda que requiere de un esfuerzo sostenido y práctica regular; el resultado es un estado de flujo o de yoga. Cuando leí esta investigación me quede perplejo y feliz, ya que había un estudio que hablaba de todo lo que enseñaba el yoga y todo lo que ha querido enseñar por milenios y que en lo personal de todo lo que he pasado practicando y enseñando en una gran porción de mi vida. El detalle de cada uno de los puntos requiere un estudio profundo que puedes estudiar en estudios de yoga o maestros especializados.

Me he vuelto muy conciente de que mucho de la estructura de la enseñanza del yoga ha sido expresada en cultural patriarcales, casi feudales, machistas, dogmáticas, en estructuras hindús que por un lado antiguamente el maestro no solo era una figura espiritual sino el rey feudal, el efecto de seguir las enseñanzas del yoga de esta manera hacen que se conviertan en una parálisis, lenta, anticuada y aburrida. Yo invito a mis estudiantes que bajen un escalón al maestro y se suban uno ellos y que reconozcan evidentemente con respeto y apreciación quien claramente tiene un estado de conciencia mas “elevado” y tiene mucho más experiencia en uno o varios tópicos en particular como lo son los de evolución y sabiduría, pero la invitación personal es que no se relacionen con adulación y seguimiento ciego de lo que un maestro dice. He visto tantas resultado confusos y negativos por este tipo de relación de aprendizaje-enseñanza que genera a la corta y a la larga más confusión en lugar de mayor claridad, amor y poder personal.

Y el propósito de enseñanza es salir de la confusión. El desarrollo humano es muy complejo e irregular, nos desarrollamos mucho en ciertas áreas y en ciertas otras no. El hecho que alguién haga yoga asanas no significa en lo absoluto que se desarrolle en áreas de conciencia más sutiles, o bien el caso de una persona convencional que tiene una aptitud social amplia de relación puede tener la más mínima voz individual y autónoma, o el maestro espiritual que es inepto en términos del manejo de dinero, economía y relaciones interpersonales.

Estos ejemplos están simplemente basados en la investigación reciente sobre el desarrollo humano. Buda habiendo sido una gran expresión de desarrollo en un individuo en las esferas del Espíritu, solía decir que en términos de enseñanzas e instrucciones de la Realidad nunca siguiéramos o creyéramos nada de lo que dice un maestro, incluso lo que él mismo decía, si no estaba sustentado en la propia experiencia y si no nos daba un sentido lógico y nos ayudaba en resumen a vivir con menos malestar y con mayor plenitud.

Debemos honrar nuestro propio camino al mismo tiempo que ofrecemos nuestras salutaciones y respeto de los grandes maestros. La evolución siempre mostrará que las nuevas realizaciones son más abarcadoras en ciertos niveles que las realizaciones antiguas.

Haz las cosas más simples

El yoga es fácil, disfrutable, con metas claras y que cualquier persona puede practicar. No tienes que adherirte a ningún “ismo”. Si simplemente practicas con la mente en abierta y en observación clara, de la misma forma que lo harías con cualquier experimentación empírica de cualquier fenómeno en donde: tu haces algo y tu registras cuál fue el resultado, verás en una enseñanza genuina y una práctica correcta que el resultado te hará sentirte mejor. Ojala y el yoga si alguna vez lo practicas se vuelva en una filosofía experencial práctica de éxtasis y de flujo.

No lo compliques, no lo hagas extravagante ni complejo. Puedes basarte en los pasos que se describen anteriormente y ponerlos en práctica. Esta es una filosofía yóguica contemporánea. Lo que genuinamente te coloque en ese espacio interno y lo puedas compartir con otros o mejor aun que se lo puedas enseñar a otros es la mejor acción posible desde el punto de vista del yoga. Esta es una tarea muy interesante que puedas vivir en el mundo ya no como “un extraño en un extraño lugar” (aunque este mundo nunca deje de serlo) pero estarás en el mundo sintiéndote bien, estarás en éxtasis y compartirás eso con otros. Y si no puedes estar en éxtasis siempre podrás seguir el camino del bienestar. Siempre podrás intentar estar simplemente bien y seguir con la vida.

Si quieres practicar Yoga puedas empezar estableciendo una visión correcta y conciente como lo podría ser la de seguir por ejemplo la “filosofía del disfrute” (de la manera que se plantea en los pasos anteriores) o alguna otra filosofía del despertar o de la evolución que sea idealmente la más amplia posible, al mismo tiempo que adquieres una enseñanza de transformación de energía a través de prácticas, yoga, meditación reflexión etc.

Lo que resta es una integración de niveles de flujo cada vez más plenos. Esto no solo nos beneficia para movernos en el mundo con libertad sino como una experiencia de la plenitud ya manifiesta de la Vida y su ejercicio; lo que significa es que hacemos nuestra práctica para simplemente darnos cuenta de nuestra plenitud en el nivel del Espíritu y vivir Creativamente en donde solo existe la expresión y no el logro. Pero recuerda que el disfrute debe estar, según nos recomienda las investigaciones recientes y antiguas, en el principio, en el medio, en el final de todo camino espiritual y de todo camino de evolución personal.

Ojala el año 2009 te despierte el interés de descubrir niveles de disfrute cada vez más amplios y plenos, el más importante beneficiado de esta exploración siempre serás tú…y ciertamente el mundo en el que vives.

Bernardo Kushala Camarena


1 comentario:

  1. Que tal Bernardo, soy una practicante de yoga, desde hace un año me atreví a practicar esta disciplina que ha cambiado mi vida por completo, tan es así que estoy en un diplomado de formación de maestros, las prácticas invertidas me vuelven loca, y después de leer tu artículo me dejaré fluir y tomar la práctica como el éxtasis en mi vida. Tu artículo me ayudo a confirmar que estoy en el camino correcto y a seguir practicando en la “experiencia del éxtasis y flujo”.

    El artículo lo leí en Yoga Yoghismo Número 19.

    Gracias y saludos cordiales,


    Guadalupe Márquez Fernández

    ResponderEliminar

Purno Ham Yoga & Sanación Fan Box